Ingredientes

  • 1 sandía grande sin semillas
  • 1 taza de chocolate negro derretido
  • 1/2 taza de crema batida espesa
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1/4 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 tazas de helado de fresa, ablandado

Pasos

  1. Para el servicio suave: Con una batidora eléctrica de mano, bata la crema en un tazón grande hasta que se formen picos suaves, de 1 a 2 minutos. Agregue azúcar y vainilla y continúe batiendo para hacer picos rígidos, unos 30 segundos más. Usando una espátula de goma, agregue el helado hasta que esté bien combinado. Transfiera la mezcla a una bolsa de plástico grande hasta que esté semi-firme (como un helado suave), de 4 a 6 horas.
  2. Para los conos de sandía: Triturar la sandía en triángulos de 5 x 4 x 2 pulgadas. Ahueca el interior del triángulo en un rectángulo de 1 pulgada. Congelar de 4 a 6 horas.
  3. Para las semillas de chocolate: Hervir dos veces 1 taza de chocolate hasta que se derrita. Verter en un triángulo de pergamino. Forre una bandeja con otro trozo de papel pergamino y dibuje semillas en forma de lágrima. Refrigera hasta que esté listo.
  4. Para armar: Cuando esté listo para servir, retire el helado del congelador y amase la bolsa hasta que esté uniformemente suave, aproximadamente 30 segundos. Transfiera a una manga pastelera con una punta. Tubería en conos de sandía. Coloque las semillas de chocolate en la sandía después de llenarlas con un servicio suave. ¡Servir y disfrutar!