Ingredientes

  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 3/4 taza de agua
  • 1/4 taza de leche
  • una pizca de azúcar
  • 2 1/2 tazas de harina integral
  • 6 palitos de queso
  • 1 1/3 tazas de queso crema
  • 1 taza de queso mozzarella rallado
  • 1/2 taza de queso gorgonzola
  • 1 diente de ajo machacado
  • Orégano
  • 1 yema de huevo batida
  • 1 cucharada de agua

Pasos

  1. Precalentar el horno a 180 grados.
  2. En un bol, agregue la levadura, el aceite de oliva, el agua, la leche y el azúcar. Incorpora poco a poco la harina y mezcla hasta que se forme una masa. Amasar a mano y formar una bola. Deja reposar la masa durante 30 minutos.
  3. En un tazón aparte, mezcle el queso crema, la mozzarella, el gorgonzola y el ajo machacado. Dejar de lado.
  4. Reserva la mitad de la masa y coloca el resto sobre una superficie enharinada. Use un rodillo para extender la masa en un círculo. Transfiera a una bandeja para hornear redonda.
  5. Estire la mitad restante de la masa en un rectángulo y corte los bordes. Corta la masa por la mitad a lo largo. Coloca los palitos de queso en el centro de cada pieza de masa. Enrolle la masa alrededor del queso y córtela en trozos de 7,5 cm.
  6. Cepille los bordes de la pizza con la yema de huevo. Acomode los pedazos de masa de palitos de queso alrededor de la pizza y úntelos con más yema de huevo. Use un tenedor para hacer agujeros en la parte inferior de la base, luego hornee por 15 minutos. Retirar del horno. Agrega la mezcla de queso al centro, espolvorea con el orégano y vuelve a colocar en el horno por otros 15 minutos o hasta que el queso se derrita.