Ingredientes

  • 2 1/2 tazas de agua
  • 1/2 taza de sal
  • 1/2 taza de azúcar
  • Trozos de pollo: 2 alas, 2 muslos, 2 muslos
  • Para el recubrimiento:
  • 2 1/2 tazas de harina común, dividida
  • Sal y pimienta
  • 3/4 taza más 1 1/2 cucharadas de suero de leche
  • 1/2 taza de miel de abeja
  • 3/4 taza de harina de maíz
  • 1 cucharada de orégano seco
  • 1 cucharada de mostaza en polvo
  • 1 cucharada de pimentón ahumado
  • Salsa de miel caliente:
  • 1/3 taza de miel
  • 1/2 cucharada de salsa picante
  • 1 cucharadita de hojuelas de chile trituradas
  • 1 cucharada de vinagre de vino blanco
  • Aceite para freír

Pasos

  1. En una cacerola a fuego medio, combine el agua, la sal y el azúcar. Revuelva hasta que la sal y el azúcar se hayan disuelto. Retire la sartén del fuego y deje enfriar por completo. Transfiera a un tazón y agregue el pollo para que quede cubierto con el jugo de salmuera. Colocar en la nevera durante 4 horas para marinar.
  2. Retire el pollo de la salmuera y déjelo en un plato para que se drene un poco. Calienta el aceite a 350 grados.
  3. En un plato poco profundo, agregue la mitad de la harina y sazone con sal y pimienta. En otro tazón, mezcle el suero de leche y la miel. En un tercer tazón, mezcle la harina, el maíz, el orégano, el pimentón y la mostaza en polvo restantes.
  4. Drene cada pedazo de pollo en la primera mezcla de harina, seguido de la mezcla húmeda, luego en la harina con sabor. Freír los trozos de pollo en lotes durante 5 a 8 minutos hasta que estén crujientes y bien cocidos.
  5. Prepare la salsa: en un tazón pequeño, mezcle la miel, la salsa picante, el vinagre y el pimiento rojo. Coloque en la nevera hasta que sea necesario.
  6. Sirva la salsa sobre el pollo con un poco extra para mojar.