Ingredientes

  • 2 3/4 tazas de harina
  • 1 cda. de azúcar
  • 1 1/2 cdta. de sal
  • 18 cdas. de mantequilla sin sal, en cubos y refrigerada
  • 6 cdas. de agua helada
  • 3 cdas. de mostaza de dijón
  • 1 taza de queso cheddar blanco
  • Sal y pimienta recién molida.
  • De 3 a 4 pintas de tomates maduros de varios tamaños, colores y formas.
  • 1 huevo batido
  • 4 a 6 ramitas de tomillo fresco
  • Sal de mar en escamas

Pasos

  1. Para la masa, procesar la harina, el azúcar y la sal. Agregar la mantequilla y procesar hasta obtener un arenado.
  2. Con la procesadora en funcionamiento, incorporar lentamente hasta 6 cucharadas de agua helada hasta que la mezcla se junte y comience a formar una bola. Amasar la masa un par de veces a mano si es necesario, luego envolver en film. Refrigerar por lo menos una hora antes de estirar la masa.
  3. Precalentar el horno a 375º y cubrir una bandeja para hornear con papel antiadherente.
  4. Colocar la masa alisada sobre la bandeja y esparcir la mostaza y el queso.
  5. Sazonar con un poco de sal y pimienta.
  6. Cortar los tomates en trozos o rodajas por la mitad, y dejar los tomates pequeños enteros.
  7. Doblar los bordes de la masa hacia adentro sobre el relleno y cepillarlos con huevo batido. Espolvorear con tomillo y sal marina en escamas grandes.
  8. Hornear por 30 a 35 minutos, hasta que la masa esté dorada y el relleno burbujee.
  9. Dejar que se enfríe durante 15 a 20 minutos, luego rebanar y servir caliente.