Supplies

  • Para el roux:
  • 3 cucharadas de harina de pan
  • 60 ml de agua
  • 60 ml de leche
  • Para el pan:
  • 300 g de harina de pan
  • 100 g de azĂșcar
  • 15 g de fĂłsforo
  • levadura instantĂĄnea 5g
  • 1/2 cucharadita de sal de grano fino
  • 30 g de mantequilla sin sal
  • 70 ml de leche entera, temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 huevo batido
  • Para el llenado:
  • 90 g de chocolate blanco, finamente picado
  • 12 semillas de nigela
  • Para el crujido:
  • 1 1/2 cucharadita de levadura seca activa
  • 60 ml de agua tibia
  • 1 cucharada de azĂșcar
  • 1 1/2 cucharadita de aceite de girasol
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 50 g de harina de arroz blanco o integral
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • Para terminar:
  • AzĂșcar para espolvorear

Pasos

  1. Prepare el roux: en una cacerola pequeña, mezcle el agua, la leche y la harina, mezcle hasta que no queden grumos. Calienta esta mezcla a fuego medio bajo, revolviendo constantemente. La mezcla se espesarå (alrededor de 3-5 minutos). Såquelo del fuego y apårtelo.
  2. Prepare la masa: mezcle la harina, el azĂșcar, el matcha, la levadura instantĂĄnea y la sal en el tazĂłn de una batidora de pie.
  3. Al roux agregue la mantequilla, la leche, la vainilla y el huevo y luego agregue a los ingredientes secos y con el gancho para masa, amase durante unos minutos hasta que se combinen.
  4. Amasar la masa durante unos 10 minutos; se sentirĂĄ elĂĄstica y ligeramente pegajosa. Amasar la masa en forma de bola y colocar en un recipiente engrasado. Cubra y coloque en un lugar cĂĄlido para que suba durante 1 1/2 horas.
  5. Haga las tortugas: después de que la masa haya probado, divídala en 8 piezas del mismo tamaño. Reserva 2 de las piezas para las cabezas y patas de las tortugas. Aplane las 6 piezas de masa en un círculo de aproximadamente 4-5 "y agregue 15 g de chocolate blanco picado en el centro, presionando el chocolate en la masa. Doble la masa hacia arriba y alrededor del chocolate blanco, presionando la masa para asegurarse de que esté bien sellado Voltea la masa para que el lado sellado quede hacia abajo - repite con las otras 5 piezas de masa y los cuerpos de tortuga estån listos.
  6. Coloque los cuerpos de las tortugas en una bandeja para hornear forrada con pergamino, dejando 2" entre cada tortuga. Tome 1 de las bolas de masa reservadas y divídalas en 6 piezas del mismo tamaño. Enrolle cada pieza en una esfera y pellizque suavemente un extremo de la esfera. , desliza el extremo pellizcado debajo del cuerpo de la tortuga y presiona el cuerpo hacia abajo en su punto de encuentro, repite hasta que todos los cuerpos tengan cabezas. Toma la otra bola de masa reservada y divídela en 6 piezas del mismo tamaño y luego divide cada una de estas piezas. en 4 pedazos pequeños dejåndolo con 4 bolitas de masa por tortuga para los pies. Forme cada una de las 4 bolitas de masa en un óvalo, pellizcando un extremo de cada óvalo. Deslice los extremos pellizcados debajo del cuerpo de la tortuga colocåndolos donde el las patas de la tortuga necesitan serlo. Una vez que todas las tortugas tengan cabeza y patas, haga los ojos tomando 2 semillas de sésamo negras y colóquelas en cada cabeza, presionåndolas suavemente en la masa con un palillo. Cubra los rollos de tortuga terminados con film transparente y coloque en un lugar cålido a leudar durante unos 30 minutos.
  7. Hacer el crujido: en un tazĂłn pequeño, mezcle los ingredientes crujientes hasta que quede suave. Cubrir con film transparente y dejar leudar mientras las tortugas leudan. Cuando las tortugas hayan subido, precalienta el horno a 170c. Revuelva la cobertura crujiente hasta que quede suave y luego cubra la parte superior del cuerpo de cada tortuga, esparciĂ©ndola uniformemente con una cuchara hasta que toda la cobertura se haya agotado. Espolvorear con azĂșcar y luego hornear los rollos durante 20 minutos.
  8. Retire del horno y coloque las tortugas en una rejilla para que se enfrĂ­en durante unos 10-15 minutos. Disfrute de las tortugas mientras aĂșn estĂĄn calientes del horno; de lo contrario, guĂĄrdelas en un recipiente hermĂ©tico.