Ingredientes

  • 120 gr. de queso mozzarella
  • 1 yema de huevo
  • Salsa de tomate
  • 50 gr. de queso parmesano
  • Hojas de albahaca

Pasos

  1. Hervir una cacerola con agua y encima colocar un bowl de vidrio con la mozzarella dentro.
  2. Fundir la mozzarella hasta que se derrita
  3. Colocar la mezcla sobre papel antiadherente o engrasado y colocar otro pedazo de papel encima de la mezcla.
  4. Extender la mezcla con un palo de amasar o presione hacia abajo con la mano hasta que quede una mezcla lisa y delgada.
  5. Una vez que esté frío, retirar la parte superior del papel de hornear y cortar en tiras finas.
  6. Colocar la “pasta” en una rejilla y refrigerar por cuatro horas. Se endurecerá y se volverá más rígido, así sabrás cuando está listo para hervir.
  7. Para cocinar, saque la "pasta" de la heladera y colocarla en agua hirviendo durante un minuto, luego escurrir y dejar correr agua a temperatura ambiente sobre la pasta para evitar que se pegue.
  8. Servir con salsa y rallar queso parmesano por encima.