Ingredientes

  • 85 g de mantequilla
  • 220 g de agua
  • 105g de harina simple, tamizada dos veces
  • Pizca de sal
  • 3 huevos batidos
  • 300ml de crema doble
  • 1 cucharada de azúcar glas
  • 1 cucharadita de extracto de menta
  • 1/2 cucharadita de colorante verde
  • 100 g de chocolate negro, picado aproximadamente en "chips"
  • 100 g de chocolate negro
  • 5 cucharadas de crema doble

Pasos

  1. Derretir la mantequilla en agua y luego llevar a ebullición rápida. Agregue la harina rápidamente y retire del fuego, batiendo la harina hasta que la mezcla salga de los lados de la sartén. Difundir en un plato para enfriar rápidamente y limpiar la cacerola. Vuelva a agregar la mezcla a la sartén una vez que la temperatura corporal y batir en los huevos, gradualmente, hasta que se logre una consistencia de caída renuente.
  2. Colóquelos en una bolsa de tuberías y coloque pequeños círculos, bien separados, en una bandeja para hornear ligeramente engrasada. Hornee a 200 ° C durante 12 minutos, luego retire y haga un agujero con un pincho en el lado plano. Gire el horno a 180 ° C y deje reposar durante 5 minutos más para que se sequen los lados de los panes. Dejar enfriar. Y luego dividir los bollos en medio ancho.
  3. Mezcle la crema, el extracto de menta, el azúcar glas y el colorante verde en picos suaves y luego dóblelos cuidadosamente sobre las chispas de chocolate picadas. Coloque la cuchara en los bollos para rellenar y luego apílelos en un plato para servir.
  4. Para la salsa de chocolate, coloque el chocolate y la crema en un recipiente resistente al calor sobre una cacerola con agua a fuego lento. No permita que el recipiente toque el agua. Cuando el chocolate se haya derretido, revuelva la salsa y vierta toda la pila de profiteroles en el plato y sirva inmediatamente. Si su salsa de chocolate es demasiado espesa, agregue agua hirviendo en incrementos de cucharadita hasta que tenga una salsa suave y vertible. Este truco también funcionará si tu salsa se ha dividido y se vuelve granulada.