Ingredientes

Masa

  • 2 1/2 tazas de harina
  • 1 cucharada de azucar
  • 3/4 cucharadita de sal
  • 1 taza (230 gr.) de mantequilla fría sin sal, cortada en cubos de 1,5 cm.
  • 5 a 6 cucharadas de agua helada

Tarta de durazno

  • 6 1/2 tazas de duraznos frescos, pelados y en rodajas (alrededor de 9 a 10 duraznos)
  • 1/2 taza de azúcar moreno
  • 1/8 taza de maicena
  • 1/2 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1/4 de cucharadita de esencia de almendras
  • 1/8 cucharadita de sal
  • 3/4 taza de azúcar moreno
  • 3/4 taza de harina
  • 1/2 taza de galletas de vainilla trituradas
  • 1/2 taza de mantequilla con sal, derretida

Crema batida

  • 1 taza de crema de leche fría
  • 2 cucharadas de azúcar rubia
  • 1 vaina de vainilla, sin semillas

Pasos

Tarta de durazno

  1. En un tazón grande, mezcle los duraznos, el azúcar, la maicena, la vainilla, el extracto de almendras y la sal. Deje reposar a temperatura ambiente durante 20 minutos mientras prepara el crumble.
  2. En un tazón mediano, combine el azúcar, la harina, las galletas de mantequilla, la sal y la mantequilla; revuelve para combinar. Reserva.
  3. Caliente el horno a 200 grados. Retire uno de los discos de pastel del refrigerador y deje que se ablande durante unos 5 minutos. Congele el disco restante para un pastel más tarde.
  4. Espolvoree ligeramente la superficie de trabajo y el rodillo con harina. Estire la masa hasta formar una ronda de 28 cm. Coloque en un molde para pastel y acanale los bordes. Use una cuchara ranurada para colocar el relleno en la masa del pastel. Espolvorea la parte superior de los melocotones con el crumble.
  5. Hornee por 20 minutos, luego baje el fuego a 190 grados y hornee por 40 minutos más. Verifique después de los primeros 20 minutos y, si se dora demasiado rápido, cubra con papel de aluminio para evitar que la corteza y la parte superior se quemen.
  6. Deje enfriar durante al menos 3 horas, luego cubra con crema batida y sirva.

Crema batida

  1. Vierta la crema de leche en un tazón grande frío y bata con una batidora de mano hasta que se vea espesa, como helado derretido. Agrega el azúcar rubia y la vainilla y continúa batiendo hasta lograr picos suaves.